martes, junio 01, 2010

Máscara




Sólo parcial y temporalmente atenuó el tiempo la angustia, pues tan perturbadora experiencia no podía evanescerse sin dejar huella. La duda referida a la existencia de los demás no halló jamás esclarecimiento completo, y aunque desprovista durante largos periodos de mayor repercusión emocional, hasta el punto de la autocrítica sarcástica -mas siempre discreta-, confirió de todos modos a su carácter un halo de inseguridad vital y una perpetua incapacidad para considerarse plenamente como parte de aquella entelequia que suelen los demás denominar humanidad. Se sabía humano, y como tal vivía y padecía, y compartía anhelos, alegrías y odios con sus pares. Pero esa distancia existencial resultaba infranqueable. Quizás los otros la vivían también, pero le restaban importancia; tal vez la sufrían igualmente, pero en silencio. Mejor era entonces disimular, camuflarse entre la gente, aparentar ser uno más. Crear una máscara que borrase ante el mundo tan aciago descubrimiento... el mismo hecho de considerarlo descubrimiento y no solamente idea, significaba que aquello había echado raíces en su mente, que lindaban con la conviccionalidad. No importaba, debía erradicar el concepto de esencia y privilegiar lo perceptible, en aras de su estabilidad. Ser parte del mundo, así fuese sólo en apariencia. Lo sería entonces en apariencia también para sí mismo. La intensidad de sus vivencias debía sepultar sus temores, neutralizando su poder corruptor, como la cal viva en los antiguos entierros. Pero la apariencia no deja nunca de serlo, y por más ahogado que se encuentre en excesos, el ego auténtico -o lo que haga las veces del mismo- finalmente regresa a la luz. Y vuelven las tinieblas...
 
 
 

2 comentarios:

Jana dijo...

La máscara de la inexistencia plena, que nos condena a ser fantasmas.

Anónimo dijo...

¿Moño rojo? ¿Skan?